Profeta Dámaris Marín de Quesada

Mi Criterio (Ricardo Fernández Izaguirre)

La Profeta Dámaris Marín de Quesada es fundadora (con su esposo el Apóstol Bernardo de Quesada Salomón) de la Red Apostólica Internacional Fuego y Dinámica (MAIFD). Usando como escusa el texto Bíblico que dice: “La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos. (Proverbios 31:30-31)

Particularmente creo que soy uno de esos hechos, porque la profeta Dámaris me ha acogido como hijo y pone su empeño en edificar mi carácter para direccionarme hacia la meta. Si tuviese que describir la escena que más atesoro contaría cómo esa guerrera espiritual, después de haber estado en el tabernáculo hasta altas horas de la madrugada; se levanta temprano para que los intercesores del turno de 3:00 a 6:00 no se vayan sin tomar un refrigerio.

Pocas veces en mi vida he visto una mujer de su talla: Fiel a Dios y guerrera de altos quilates; Ayuda idónea que complementa a un hombre de su tiempo, con todos los sacrificios que eso implica; y Madre inigualable, tanto para sus hijos físicos como para nosotros, los espirituales. Dámaris Marín de Quesada ha sabido ser, a la vez, Profeta, Esposa, Madre y precursora del Movimiento Apostólico en Cuba. Ella valida la Palabra cuando dice:

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal todos los días de su vida.

Profeta Dámaris junto a dos pastoras de la red que dirige.

Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos. Es como nave de mercader; trae su pan de lejos. Se levanta aun de noche y da comida a su familia y ración a sus criadas. Considera la heredad, y la compra, y planta viña del fruto de sus manos. Ciñe de fuerza sus lomos, y esfuerza sus brazos. Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche.

Aplica su mano al huso, y sus manos a la rueca. Alarga su mano al pobre, y extiende sus manos al menesteroso. No tiene temor de la nieve por su familia, porque toda su familia está vestida de ropas dobles. Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido.

Apt Bernardo y Dámaris

Profeta Dámaris a la derecha

Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra. Hace telas, y vende, y da cintas al mercader. Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo por venir. Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Considera los caminos de su casa, y no come el pan de balde.

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.

Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos. (Proverbios 31:10-31)

 

 

regresar

Acerca de ricardofdez

Cristiano y Camagüeyano de pura cepa, pero el amor me ancló a Pinar del Río. Soy trabajador por cuenta propia y me apasiona la Historia de Cuba.
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *